Los fueros

Una palabra que se repite mucho cuando investigo sobre los pueblos, y que he leído mucho al escribir sobre Frías, es la palabra Fuero. Más o menos siempre he sabido a qué se refiere pero creo que es mejor que lo vea más en profundidad.

La palabra «Fuero» proviene del latín forum, foro, la zona central de las ciudades romanas, donde se encontraban el mercado, los templos y los tribunales.  Los fueros aparecen en la edad media y eran un conjunto de normas jurídicas, derechos y privilegios otorgados por el rey, el señor de las tierras o el concejo para repoblar una localidad, aumentar el comercio y, con ello hacerla crecer económicamente, y regular la vida en ella. Son parte importante de nuestra historia porque han estado con nosotros desde el siglo X hasta el siglo XIX.

Su padre sería el Liber Iudiciorum visigodo, el conjunto de normas visigodas unidas a las normas romanas,  publicado hacia el año 654. Este mismo código fue reeditado  en los años 1241 y 1254, por orden de Fernando III como Fuero Juzgo  y por Alfonso X como Fuero Real, respectivamente.

Cuando los musulmanes conquistan la península en el siglo VIII, el Liber Iudiciorum dejó de funcionar tanto política como jurídicamente y hubo de crearse un nuevo conjunto de leyes, llamadas Cartas Pueblas o de Población, que se adaptasen a la nueva situación y a los nuevos reinos creados. Porque ya no se trataba sólo de mantener el orden, sino de repoblar las zonas reconquistadas por los cristianos y defenderlas del invasor. Y las zonas más importantes desde un punto de vista estratégico recibieron, por parte de los reyes, señores y eclesiásticos, una serie de privilegios para atraer con mayor fuerza a la gente para que se asentaran allí, asegurando las fronteras y revitalizándolas económicamente. Las cartas más antiguas que se conservan datan de principios del siglo IX, siendo concedidas hasta mediados del siglo XII.

A partir de esas Cartas Pueblas surgen los Fueros, aproximadamente a mediados del siglo IX, conviviendo en el tiempo, que concedían mayores privilegios y que siempre requerían la firma real. El primer fuero municipal del que se tiene documentación es el otorgado en el año 824 a Brañosera. A partir de entonces y hasta el siglo XI los fueros aumentan espectacularmente parándose a partir de los siglos XIV y XV, cuando se unen los dos grandes reinos de Aragón y Castilla con el matrimonio de los Reyes Católicos.

En estas leyes se detallan la elección de alcalde, exenciones a los ciudadanos, poder pasar de ser villanos a hombres libres para poder comprar bienes, así como la independencia de otro señor que no fuera el Rey, tributos a la corona, la obligación de prestar auxilio al ejército real, etc. A cada fuero le correspondía, aparte de la ciudad o villa, un alfoz o territorio, que contaba con varias aldeas y municipios, dependientes de la villa principal. La población tenía un concejo, que gobernaba y representaba a la ciudad en las Cortes. Y esa ciudad o villa tenía capacidad para ejercer la justicia. Era una forma también de ganar lealtades para la corona o el noble. De este modo, los fueros establecían que la población quedaba así sin señorío o que éste correspondía al rey.

En el siglo XIII siguieron otórgándos fueros pero ya no sólo para estimular la repoblación, que ya no hacía tanta falta, pues los musulmanes ya estaban muy al sur, sino para compensar  las lealtades.

A partir del siglo XVI los fueros empiezan a desaparecer. Primero en Castilla, tras la Guerra de las Comunidades, después en Aragón…Únicamente los territorios vascos y el reino de Navarra han conservado sus fueros hasta el día de hoy. Pero éso no significa que desaparecieran del todo. Por ejemplo, durante la Guerra de la Independencia fueron la base para gobernar la España no afrancesada,  pues en ausencia del rey Fernando VII, ciertas localidades asumían su propio gobierno en virtud del pacto originario de la localidad con el monarca que había constituido los fueros. Y éstos son la base para la creacción de La Pepa, la Constitución de 1812.  Incluso algunas partes del Fuero Juzgo siguieron vigentes hasta finales del siglo XIX, cuando se apobó el Código Civil.

La verdad es que aunque sean algo propio de la Edad Media, su repercusión en el tiempo y el espacio es inmensa, ya que incluso se vio reflejado en los territorios americanos conquistados,  y aún a día de hoy somos herederos de esa forma de gobierno.

 

 

La ciudad más pequeña de España

 

IMG_20171004_142618-1.jpg

Se encuentra al norte de Burgos, en la comarca de Las Merindades. Se trata de Frías, uno de los pueblos más bonitos de España (de manera oficial) y éso es tal cual: casas colgando sobre un precipicio, calles empedradas, estrechas y empinadas y el Castillo sobresaliendo sobre el peñasco. Parece que el tiempo se detuvo en la Edad Media, puedes llegar a perderte por sus calles, es una maravilla. Los fredenses cuidan mucho su pueblo, normal que guste tanto a los que lo visitamos. La mejor foto se tira desde fuera del pueblo, para captar todo el conjunto, con el puente incluido (salvo que seas tan pato como yo para ello). Y está muy preparado para los turistas, con bastantes cafeterías, restaurantes y tiendas de regalo en la calle principal, la del Mercado.

Todo Frías se levantó sobre el cerro de La Muela, facilitando su defensa desde arriba, y desde la época romana se consideró un punto vital por ser el Ebro ( que pasa junto a la ciudad y en donde desemboca el río Molinar) el lugar donde se controlaba el paso de las mercancías y gentes entre la costa cantábrica y la meseta.

Y esta comarca de las Merindades es bastante importante, pues fue por donde comenzó la Reconquista en el siglo VIII, donde se originó Castilla. Y por esa razón se construyeron una serie de fortalezas, como la de Medina de Pomar, que avisarían a la población de la llegada de los musulmanes para protegerles entre sus muros o para que escapasen a las montañas.

Se habla por primera vez de “Aguas Fridas”, cuando se reconquiste a los musulmanes y, de nuevo, en el siglo XI, cuando el conde Sancho García adquiera “Fridas”, que se integrará a su muerte en el reino de Pamplona Nájera (predecesor del reino de Navarra).

En 1199 Castilla derrotó a Navarra, con lo que Frías pasa a Castilla. Alfonso VIII se dedicó desde entonces a conseguir que todo el alto Ebro se hiciera fuerte con el fin de consolidar la frontera castellana con Navarra, impulsando el desarrollo, tanto económica como demográficamente, de municipios poderosos. En Frías eso significó un fuero con inusuales libertades, como eximir a los fredenses del pago de varios impuestos, trasladar al castillo de Frías las funciones administrativas y militares que antes correspondían al cercano castillo de Petralata, el merino sería un vecino de la localidad y los vecinos elegirían a su alcalde. Incluso fijó los días y el emplazamiento de los dos mercados locales, afirmando así la capitalidad comarcal. Además concedió al núcleo el estatuto de “villa”.

En 1435, el rey Juan II de Castilla otorgó a la villa el título de ciudad y, años más tarde, se la cambia a a Pedro Fernández de Velasco, conde de Haro, por la ciudad de Peñafiel. La población de Frías se negó a aceptar al Conde de Haro como su señor porque éste fue quitando todas las ventajas que tenían y fue subiendo los impuestos, lo que llevó al enfrentamiento y asedio de la ciudad, que tuvo que rendirse tras un largo tiempo. Este hecho se ha convertido en la fiesta más importante del lugar: la Fiesta del Capitán, el 24 de junio. Fíjate si salieron victoriosos los Velasco, que en 1492 se les nombró Duques de Frías. Así, Frías será lugar de señorío hasta que en 1811, con la caída del Antiguo Régimen, vuelva a recuperar la antigua libertad municipal. La verdad es que su historia da para mucho, es impresionante.

Lo primero que vemos al llegar a Frías es el puente. Un lugar sensacional. Aquí aparcamos nada más llegar, y es una lástima que no pudiésemos estar más tiempo, porque hubiésemos descansado en su parque, donde se puede comer y pasear tranquilo junto al río. Es un lugar hermoso y relajante.

IMG_20171004_142433-1.jpg

Este puente es uno de los más valiosos monumentos del país, por ser uno de los mejores ejemplares de puentes fortificados de España. Es de origen romano, reconstruído varias veces en la Edad Media. De hecho por él pasa la calzada romana que vimos en Tobera. Su construcción es irregular por la necesidad de seguir los puntos de apoyo en la roca. Consta de nueve arcos, los centrales apuntados y los demás ligeramente rebajados. En los más antiguos, se abren aliviaderos con sus molduras a la altura de los salmeres, que además de aligerar el peso del puente, le dan armonía y belleza.

En el s.XIV se le dotó de una torre defensiva en la parte central, con saeteras, almenas y matacanes, de planta pentagonal. La planta baja está cubierta por bóveda ligeramente apuntada. A ambos lados de las puertas puede verse una doble fila de agujeros, para introducir las trancas que cerraban los portones. Al saliente hay un nicho con la imagen de María y, en el lado opuesto de la torre tiene una puertecita que da paso a una escalera de caracol, que va a la sala de la torre. La torre se añadió en el siglo XIV para cobrar el pontazgo, que ayudaba a mantenerlo, pues era una gran carga económica tener un puente como el de Frías en la Edad Media.

Al llegar al pie de la ciudad tienes que dejar el coche en el aparcamiento que tienen preparado, ya que una de las condiciones de la Asociación de “Los Pueblos Más Bonitos de España” es que ningún vehículo (excepto residentes) puede acceder al interior. De esa manera se aseguran de que el pueblo se ve de principio a fin y se disfruta con todos los sentidos.

IMG_20171004_153045.jpg

Sus casas colgadas son un espectáculo, recuerdan a las de Cuenca. Se encuentran colgadas en la roca, apoyadas unas en otras, desafiando a la gravedad. Ellas van conformando las calles que van ascendiendo por el risco hasta la cima coronada por el castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente.

Tienen estructura de madera y muros de toba. Son verticales, estrechas y alargadas y excavadas en la roca. Son de dos o tres alturas, con solana y dos sótanos. Algunos se usaban como bodega donde elaborar chacolí. Y, en el más inferior de ellos encontramos un camino de ronda que tiene una función defensiva, comunicando todos los sótanos entre sí, mediante una serie de puertas de acceso a cada casa.

Hacia 1201 se empieza a construir la muralla que rodea la ciudad, que será reformada por los Velasco en el siglo XV. De ella solamente quedan algunos restos. Sabemos que existían tres puertas que daban acceso a la Ciudad. La Puerta de la Cadena, unida al Paseo de Ronda, era la entrada principal al centro de la ciudad.

IMG_20171004_144036-1.jpg

Esta es la Puerta de Medina.

 

 

 

 

IMG_20171004_145454.jpg

 

Y ésta es la Puerta del Postigo, frente a la Iglesia de San Vicente, era una portezuela bajita y estrecha que servía para hacer salidas nocturnas. A esta puerta se bajaba por un atrincheramiento abovedado construido sobre ella, que con el tiempo ha desaparecido. Se reconstruyó en el año 1997.

 

 

IMG_20171004_144440-1.jpg

Y aquí nos encontramos con la iglesia de San Vicente Mártir y San Sebastián, la más antigua de Frías.

Su construcción original es románica pero de esta época sólo quedan algunos restos. Hoy es una iglesia gótico-renacentista y se considera uno de los mejores ejemplos de arquitectura plateresca de la provincia de Burgos. En el parque que hay frente a ella un grupo de niños y su profesora merendaban tranquilamente, daba gusto estar ahí. Y en él quedan un arco del siglo XVI y restos de otro, que formaban parte de un pórtico que lo rodeaba todo.

Entre los siglos XIV y XVI se añaden dos capillas a la nave principal, la del Santo Cristo de las Tentaciones y la de la Visitación. En el interior se pueden admirar retablos, altares, sepulcros, pinturas, así como una amplia colección de imaginería religiosa. Casi como un museo. Aunque no pudimos verlo, una lástima, porque las pinturas del retablo son obra de un artista flamenco, Juan de Borgoña.

IMG_20171004_144854.jpg

La iglesia era complemento defensivo del castillo. Su antigua torre era de planta cuadrada, ligeramente apiramidada, pesada y con remate cónico que hacía de tejado. El cuerpo inferior apenas tenía vanos y en cada lienzo se abría una tronera y estaba almenada. Esta torre se cayó en 1904 llevándose consigo la nave lateral izquierda, parte de la central,el pórtico de entrada y un rosetón gótico. Hubo que reconstruirla y, para ello, se vendió la portada románica al Museo de los Claustros de Nueva York. Mira que entiendo las razones pero lo que me molesta no tiene precio.En una de las paredes se situaba un reloj, que ahora se encuentra en un cubo del castillo.

Un banco corrido pegado al muro servía de descanso. Antiguamente era éste un lugar de concejos abiertos cuando no existía casa de concejos, y más antiguamente lugar de juicios. En 1836 fue arruinado totalmente y para proteger la portada se construyó un pequeño pórtico cuadrado. Así que ahora lo que vemos es una mezcla de muchos estilos que casi nada tienen que ver con la iglesia original. Aunque queda original y muy bonito.

IMG_20171004_152502-1.jpgY ya, por fin, podemos tocar lo que de lejos resulta tan fascinante. El castillo de los Duques de Frías. Ver el castillo desde la calle principal del pueblo, con esa sensación de que puede llegar a despeñarse sobre las casas, es una de las más espectaculares que se pueden contemplar en España. Es uno de los castillos roqueros más sensacionales de Castilla.

Su precedente sería una pequeña fortificación defensiva de los siglos IX y X para vigilar el avance musulmán durante la reconquista. Hoy ya tiene añadidos que van de los siglos XII al XVI. Perteneció a los Armengol, nobles catalanes, quienes se lo entregaron a Alfonso VIII de Castilla en 1202. Y luego, por supuesto, a los Velasco.

La Guerra de la Independencia y las Guerras Carlistas llevaron al castillo casi a la ruina. En 1920 pasa a ser propiedad del Ayuntamiento de Frías que consiguió que se restaurara en la década de 1970, dejándolo como lo conocemos hoy.

IMG_20171004_150452.jpg

 

Tiene un acceso en recodo protegido por una torre-puerta, con arco apuntado, almenas y troneras, y la puerta pequeña para una mejor defensa, precedido de un foso y un puente levadizo. De seguido un patio de armas, antes parcialmente cubierto, ligeramente cuadrado, en torno al cual se distribuían las dependencias.

 

 

IMG_20171004_150755.jpg

 

Todo el perímetro del castillo tiene altos muros, con numerosas saeteras, rematado por un cuerpo almenado en los adarves; desde ellos los soldados podían usar sus armas.

 

 

 

IMG_20171004_152707-1.jpg

La torre del homenaje es independiente al resto del edificio. Posee defensas propias. Su parte inferior es la más antigua del conjunto. Las torrecillas sobre modillones en los ángulos del Este le da un aire típicamente español. Ha tenido tres caídas documentadas a lo largo de la historia. La última de ellas durante la guerra de la independencia. Conserva el aljibe o depósito que almacenaba agua de lluvia, un reloj del siglo XVI que previamente estuvo en la iglesia de San Vicente y los ajimeces decorados con capiteles románicos.

IMG_20171004_152220.jpg

La judería debió de tener cierta importancia, se sabe de la presencia de judíos desde el siglo XIII hasta casi el siglo XV. En 1574 se sabe que el recaudador de los Velasco en Frías era un judeoconverso llamado Juan Sanz de la Ussa, el fundador de la capilla de la Visitación en la iglesia de San Vicente.

 

 

 

IMG_20171004_151332.jpg

Un edificio que no llegamos a ver de cerca es el Convento de San Francisco, del siglo XIV, que a lo largo del tiempo ha sido aprovechado para otros usos, entre ellos el de vivienda. No consta claramente quién fue el fundador de este convento, ni en que fecha se construyó pero se dice que debió ser muy importante. En los años 1930 un incendio le destruyó completamente, quedando solamente los muros verticales y la que fue iglesia de una sola nave.

Se puede destacar también, aunque ésta sí que no la vimos ni de lejos, el Convento de Santa María de Vadillo, fundada en el año 1219 por Diego Faro y ocupada por agustinos. Estilo gótico-renacentista, conserva la iglesia, parte del claustro y varias capillas. Fue abandonado tras la Desamortización de Mendizábal. Su objeto entonces era el que sirviera de Hospital para caminantes, pobres y enfermos, ya que estaba situado a orillas de la calzada que unía la Rioja con Cantabria. se fundó por iniciativa de Alfonso VIII para contrapesar la influencia del vecino monasterio de Oña, que acataba la autoridad del reino de Navarra. TODO TIENE UN POR QUÉ. Este monasterio vivió años de gran esplendor y según consta en una declaración de 1694, los canónigos de aquella época tenían suficientes propiedades para vivir holgadamente. Hoy es propiedad del Ayuntamiento de Frías, conservándose el edificio gótico en un estado necesitado de recuperación, quizás para fines culturales.

Hay otra iglesia en esta ciudad, la de San Vítores, gótica, del siglo XIII. Ha sufrido daños varias veces, por estar junto a una cuesta y caérsele rocas encima, pero se sigue usando como parroquia. Lo más destacable es su portada gótica y la espadaña.

Tengo que decir que no he visto una página web de ayuntamiento más completa que ésta (en cuanto a la explicación de su historia), no le falta detalle, impresionante. Además, el énfasis que Frías pone en el turismo es tremenda, organiza una ruta medieval, otra monumental, celebra un festival de música internacional, talleres y diversas actividades.

Vamos, que la ciudad se vuelca en no quedarse atrás y en estar viva.

IMG_20171004_153606-1.jpg

 

Humilladeros

IMG_20161002_114026.jpg

La Alberca

Hoy esta palabra no nos dice nada, simplemente es un elemento turístico al que le hacemos la foto porque es parte del patrimonio de un lugar. Pero hasta no hace mucho todo el mundo sabía lo que era y para qué se usaba y abundaban en las ciudades y en los pueblos. Al crecer ambos la mayoría de los humilladeros fueron desapareciendo.

Algunos se han perdido porque el tiempo y la meteorología son implacables, otros porque resultaba más práctico ampliar la ciudad o pueblo y estas cruces estorbaban y otros por la tontería de creer que al tratarse de símbolos religiosos ya no deben formar parte de nuestros municipios, destruyéndolos (pues si nos ponemos a derribar catedrales por la misma razón..). Soy atea y cuando empecé la universidad pensaba igual, pero mi profesor de iconografía me enseñó que para entender el arte y la historia hay que dejar aparte las creencias propias.

IMG_20160930_141733.jpg

Candelario

Los humilladeros son lugares generalmente religiosos que se encuentran en el borde de los caminos principales o a la entrada de algunos pueblos, aunque algunos se encuentran dentro de la población. La palabra viene del latín “humilde-humildad”, porque en esos lugares cada persona muestra su humildad humillándose ante un ser superior.

 

 

 

 

Se cree que los primeros humilladeros serían de origen celta, donde las cruces se usaban para venerar a las diosas madres protectoras de la fertilidad de los campos, a las fuerzas de la naturaleza y a los bosques y para marcar los caminos y las encrucijadas para así encontrar la protección de los dioses durante el viaje.

Los romanos, en esos mismos lugares, levantaron las aras, de este modo aquel que se encontraba con ellas podía encomendarse a la protección de los dioses.

Después, los cristianos hicieron lo propio. Levantaron estos humilladeros en los mismos lugares ( en caminos, deslindes, promontorios…) por mantener la creencia de que allí se podía conectar con el mundo espiritual.

IMG_20171004_160253-1.jpg

Tobera

Los humilladeros tienen, como ya he dicho, una función esencialmente religiosa, como ser el punto final de los Via Crucis o para que los caminantes recen aquí sus oraciones. Cuando una procesión llegaba a su altura, los hombres se arrodillaban y realizaban las rogativas, es decir, los ruegos por necesidades espirituales o materiales, como tener buenas cosechas, evitar las epidemias o la sequía… Lo que le confiere además un carácter supersticioso, pues se entendía que protegía al pueblo y a sus gentes. Era la forma que tenían los habitantes de sentirse protegidos del mal, de los desastres naturales, las enfermedades…Y, al mismo tiempo, se pedía la bendición de Dios cuando se salía de viaje, porque dejaba un ambiente seguro y conocido, con lo que necesitaba encomendarse al santo del humilladero para que le protegiera en su camino o en su trabajo ( hoy en día lo hacen, por ejemplo, algunos futbolistas cuando salen de la seguridad del vestuario y saltan al terreno peligroso del campo de juego), o cuando se llegaba de un viaje, pues daba a entender que el viajero se encontraba en tierra sagrada.

IMG_20160513_154854.jpg

Villalón de Campos

Aunque la función religiosa es la más conocida, también tenía una función jurídica bastante importante, servía para castigar a los delincuentes haciendo las funciones de “rollo” de justicia, atando a ellos a los condenados para ser expuestos o para recibir un castigo o para matarle. Además de marcar la jurisdicción de la iglesia en un municipio.

 

 

 

 

IMG_20170611_135330.jpg

Matilla de los Caños

Además podían usarse para indicar los límites de un territorio o el inicio o confluencia de caminos. Y los que estaban en lugares altos, desde los que se dominaban grandes extensiones de tierra, al ser muy visibles a lo lejos, servían de orientación a los caminantes. A veces se colocaba incluso una luz para orientar en la noche. Como los faros en las costas.

 

 

 

 

 

Algo que no está probado, pero que no me suena muy ridículo, es la opinión de que cuando los pueblos eran tomados a los musulmanes se levantaban los humilladeros como símbolo de que el pueblo había pasado a poder cristiano. Es como ver en los mástiles de los ayuntamientos las banderas del propio municipio, de la comunidad autónoma y del país.

También se han llegado a levantar humilladeros en ciertos lugares para recordar que allí mismo había una ermita ya desaparecida.

IMG_20160324_120441.jpg

Soria

 

Los humilladeros que se conservan muestran características similares pero no llegan a ser iguales entre ellos. Algunos llegan a ser auténticas maravillas artísticas.

 

 

 

 

 

 

IMG_20161001_194248.jpg

Mogarraz

Los más sencillos suelen ser cruces formadas por dos piezas de piedra sin talla alguna sobre un pequeño pedestal formado por tres escaleras o gradas de piedra o sobre alguna elevación del terreno o encima de una pared de piedra. A veces, la cruz es sustituída por una pequeña urna donde se encierra una imagen del santo o virgen al que se dedica el humilladero.

 

 

 

 

 

IMG_20190713_145059670.jpg

Becerril de Campos

Los hay más elaborados, donde la cruz está cobijada por una pequeña edificación, consistente en una estructura abierta por todos sus lados o cerrada con muros, con cubierta a dos o cuatro aguas o bóveda, un porche con hastiales y ventanas con arcos. Estas construcciones hacen que muchas veces se confundan con las ermitas.

 

 

 

Cuando se trataba de adorar a Dios, a los Santos, a los Angeles y a la Virgen los artistas eran de lo más creativos. Y, a estas alturas, el componente religioso se ve necesariamente aparcado para rendir tributo a quienes diseñaron y construyeron tales proyectos.

 

El pueblo de las mil cascadas

IMG_20171004_164126.jpgY eso es porque de una cascada pueden salir hasta siete pequeñitas en cada rincón del pequeño pueblo de Tobera. En realidad, el pueblo hay que empezar a conocerlo antes de llegar, pues le rodea un entorno precioso, en medio del Parque Natural de los Montes Obaranes San Zadornil, rodeada de desfiladeros, cañones, hoces y los meandros que ha formado el río Molinar, que desemboca en el Ebro allí cerca, en Frías. Podría decir que es una de las localidades más llamativas que he visto hasta el momento, porque en ninguna otra he visto que por el medio del pueblo el río descienda formando infinitas cascadas creando rincones de gran belleza. La sensación que el agua crea es asombrosa.

IMG_20171004_161250.jpgTobera se encuentra en el norte de Burgos, en la comarca de la Tobalina y pertenece al municipio de Frías y al partido judicial de Villarcayo. Cuenta con 27 toberanos. Sabemos que ya existía a principios del siglo XI gracias a un documento en el que un tal Gómez Díaz y su mujer venden al conde Sancho la villa de Oña (bastante más al oeste, en el límite de la provincia) a cambio de este lugar, lo cual se entiende dado que el agua generaba mucho dinero. Debió de ser independiente hasta 1489, cuando pasó a ser barrio de Frías. Y en el siglo XVIII se convirtió en jurisdicción del señorío del Duque de Frías.

Para explicar la palabra tobera hay dos teorías. La primera es por la forma en la que el río llega al pueblo después de pasar por entre las altas paredes rocosas a modo de tubo de salida. Pero la teoría más convincente es que Tobera debería su nombre a la toba, un tipo de roca caliza calcárea muy abundante en la zona, porosa y de poco peso, que se usaba como relleno de los entramados de madera de las plantas superiores de algunas casas y para los sillares y dovelas de otras.

IMG_20171004_154658.jpgTambién el río Molinar tiene una explicación para su nombre, bastante sencilla, pues adivinamos que se debe a la gran cantidad de molinos situados a lo largo del río. Los saltos de agua de las cascadas se han aprovechado desde siempre para mover numerosos molinos, batanes (máquinas que usando la fuerza del agua para mover unos mazos de madera trataban los tejidos), para la fábrica de papel que estuvo aquí, de la que se dice que fue de las más antiguas (siglo XII), hasta la actual central eléctrica que se encuentra en las cercanías.

IMG_20171004_160433.jpg

Poco antes de llegar al pueblo, dejamos el coche aparcado frente a unas ermitas cobijadas por altas paredes de roca, y un puente medieval, bajo el que pasa el río Molinar. Bajar del coche y ver semejante estampa me dejó impresionada. Y sólo estábamos junto a la carretera. Lo más divertido fueron las cabras subidas por las rocas, pastando tan tranquilas. Fue la primera vez que las veía de cerca, lo suficiente sin que ellas se sintiesen molestas, aunque hay que fijarse bien porque alguna se camufla con el terreno. Eso sí, el olorcillo ya no era tan divertido.

IMG_20171004_154940.jpg

 

IMG_20171004_160253.jpgLo primero en lo que te fijas es en las dos capillas. La ermita más pequeña es el humilladero del Santo Cristo de los Remedios o capilla de las ánimas, del siglo XVII, barroco, que guarda una talla de esa misma época del Santo Cristo Auxiliador. Bajo el crucifijo hay una vitrina que contiene una talla de la muda de una gran serpiente que hace referencia a la siguiente leyenda:

Una reina encomendó a un valeroso soldado de su confianza que transportara una importante misiva con la que solicitaba ayuda contra los sarracenos a un importante conde de estas tierras. Cuando el soldado pasó por este desfiladero del río Molinar una enorme serpiente le salió de la nada. Con su caballo desbocado y la serpiente a punto de engullirle, el soldado cerró los ojos y se encomendó al Cristo de los Remedios. Cuando los abrió no quedaba ni rastro de la serpiente. Cumplida su misión ordenó la inmediata construcción de un humilladero en ese mismo lugar.

IMG_20171004_160134.jpgLa de mayor tamaño es la de Santa María de la Hoz, del XIII, de estilo románico tardío, que antiguamente se usaba como hospedería para los peregrinos del Camino de Santiago. La ermita se encuentra sobre los restos de otra anterior, aunque la información sobre ella es escasa. Es un bello ejemplo de transición del románico al gótico, con una sola nave, espadaña a los pies y un pequeño pórtico que resguarda la sencilla entrada de cuatro arquivoltas apuntadas en las que se conservan restos de policromía y diez figuras IMG_20171004_155820.jpgesculpidas y hermosos capiteles con motivos vegetales. Decorada con frescos en el interior. Los canecillos son románicos, aunque los que coronan un ventanuco con arco son reproducciones más actuales, imitando los medievales. Posiblemente sobre el ventanuco se ubicó la residencia del ermitaño.

 

 

 

En cuanto al puente es medieval, de un solo ojo, reconstrucción del puente romano original. Junto a él encontramos unas escaleras de piedra que dan inicio a una ruta de senderismo que sigue el río hasta llegar al pueblo (que no llegamos a hacer pero que, por lo que he leído, debe de ser mágica). Y en él aún se pueden apreciar restos de piedras de la calzada romana que unía Briviesca con Orduña (de sur a norte).

IMG_20171004_162017.jpgYa en el pueblo, cruzando un nuevo puente de piedra y bajando unos escalones nos encontramos con un hermoso rincón, fresco y de cuento, donde las cascadas crean una pequeña laguna donde apetece bañarse. Éste, sin duda, fue el mejor momento de la jornada, poder sentarte si ver a nadie y sin que nadie te vea y relajarte viendo y oyendo caer el agua. Me fascinó mirar las cascadas, me parecieron muy hermosas, y es que el agua me desconecta que es una maravilla, me pasaría el día en un lugar así. Espero poder recordar esta sensación dentro de diez años, o mejor aún, regresar.

 

IMG_20171004_164208.jpgHay varios miradores por el pueblo para contemplar las cascadas ( cinco en total, he leído) siguiendo el río, con pequeños recovecos como el que he descrito. De hecho creo que destacaría los juegos del agua más que el conjunto arquitectónico en sí.

 

 

 

 

IMG_20171004_162341.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Condestables

En el post anterior dije que Medina de Pomar era señorío de los Velasco, Condestables de Castilla. Pero, ¿qué significa exactamente ser Condestable?

La palabra condestable viene de dos palabras de la época romana: comes ( compañero) y stabuli (establo, caballeriza). O sea, que significa “compañero de caballeriza o de establo”. En el ejército romano (como más tarde se seguirá haciendo) los nobles iban a caballo y, de ellos, el compañero de caballeriza o de establo era esa persona de más alto rango que acompañaba al emperador (o dictador) en la guerra como su mano derecha. Y en el caso de que el emperador no acudiese al campo de batalla este noble realizaba su labor como jefe de los ejércitos.

En la Edad Media la expresión “compañero de establo o de caballerizas” derivó a Condestable, aunque su significado siguió siendo exactamente el mismo: jefe de los ejércitos en ausencia del rey.

El título de Condestable, como tal, fue creado en Castilla por Juan I de Castilla en 1382, años después de haber conocido al condestable francés Bertrand du Guesclin, quien ayudó a Enrique de Trastámara a derrocar a su hermano Pedro I de Castilla. Y tras hacer lo mismo Aragón.

El cargo era vitalicio, es decir, de por vida, pero en 1473 Enrique IV de Castilla lo convirtió en hereditario, concediéndoselo a Pedro Fernández de Velasco, con lo que el título no salió de esa familia hasta 1713, cuando finalizó la guerra de sucesión española, con José Fernández de Velasco Tovar ( al crearse una monarquía absolutista y desaparecer los estados de Castilla, Aragón, etc, ya no era necesario un título así de específico). Posteriormente se convirtió en un cargo cortesano, normalmente relacionado con un alto cargo militar o una posición muy importante entre la aristocracia.

El primer Condestable de Castilla fue Alfonso de Aragón el Viejo, primer Marqués de Villena, que lo fue de 1382 a 1391. A éste le siguieron Pedro Enríquez de Castilla, Ruy López Dávalos, Alvaro de Luna y Miguel Lucas de Iranzo. Y tras éste unos cuantos Velascos.

Los Lechugueros

Así es como se conoce a los casi seis mil habitantes de Medina de Pomar. ¿Por qué? Pues porque en el año 2011 la lechuga que se cultiva allí ha sido reconocida con la Marca de Garantía “Lechuga de Medina”, siendo así la primera lechuga de España en tener Marca de Garantía. Y aunque en realidad se cultiva en toda la zona de las merindades las de Medina de Pomar se han llevado la fama.

Su primer nombre ( que se sepa), hallado en un documento del año 1107, fue “Medina de Castella Veteris”, que en su día se tradujo como “Medina de Castilla la Vieja”, ya que  suponían que Veteris se refería a Vieja, aunque más tarde se dijo que hacía referencia al poblado cántabro de Vellica. Y lo de Medina se lo darían los mozárabes durante la repoblación, entre los siglos X y XI, incluso se cree que ellos fundaron la ciudad, porque sus orígenes exactos no se conocen. Su segundo nombre, el actual, se le puso durante la Reconquista, a lo largo del siglo XII, para no confundirla con otras Medinas ( del Campo, Rioseco, etc.) y significa “Ciudad de manzanas” ( Pomar significa manzano ) porque en aquella época estaba rodeada de manzanos ( padecían de falta de imaginación los pobres en aquella época).

Medina de Pomar perteneció a la corona hasta que, en 1369, Enrique II de Trastámara se lo dió en señorío a su camarero mayor Pedro Fernández de Velasco ( que pasó a convertirse en Condestable de Castilla ) por su ayuda en la guerra contra su hermanastro Pedro I. A partir de aquí la familia Velasco comenzó a hacerse muy poderosa y mantuvieron el señorío de la villa hasta el siglo XIX, cuando se suprimen los señoríos.

Medina de Pomar llegó a ser muy rica y fuerte por ser la capital de la comarca y por tener la Audiencia y la Alcaldía Mayor de las Merindades. Hasta que Felipe II ordena en 1562 que todo ésto pase a Villarcayo, que hoy día sigue siendo la capital de la comarca.

Medina de Pomar se convirtió en villa cuando Alfonso VIII le concede en el siglo XII un fuero similar al de Logroño. Y la reina regente María Cristina le otorga en 1894 el título de ciudad, como reconocimento a su apoyo a la causa liberal durante la tercera guerra Carlista, a propuesta del entonces Ministro de la Gobernación, Alberto Aguilera y Velasco ( de los Velasco de toda la vida ).

IMG_20171004_115032.jpg

Ha sido lugar de paso y de descanso para reyes: Alfonso VIII en el siglo XII; Isabel la Católica y su hija Juana en 1496, en su viaje hacia Laredo, cuando se iba para casarse; Carlos I en su viaje desde Laredo al Monasterio de Yuste. Y es lugar de nacimiento de este señor de la foto: Juan de Salazar y Espinosa, fundador de la ciudad de Asunción en Paraguay.

Medina de Pomar fue una ciudad amurallada de la que aún se conservan algunas puertas de acceso. La muralla más antigua era defensiva, construída durante la repoblación, en lo más alto del cerro, de gran espesor, como suelen serlo las que cumplían esa función, y la protegen dos medios cubos. A principios del siglo XV se amplió el recinto amurallado, con lo que el barrio judío quedó dentro del recinto de la villa.

IMG_20171004_115146.jpg

En esta foto vemos la Plazuela del Corral , en lo que era el primer recinto amurallado, y el único lienzo de la muralla que se conserva. Es una plaza chiquita, sin grandes pretensiones, pero las casas decimonónicas que la rodean y el trozo de muralla la dan un toque especial. De la plaza sale una escalinata por la que se llega a la iglesia de Santa Cruz, la más antigua del lugar.

IMG_20171004_115653.jpg

Una de las puertas que daba acceso a la ciudad amurallada era el Arco de la Cadena, construída aproximadamente a principios del siglo XV. Su nombre viene de las cadenas que se usaban para cerrar las puertas. Se encontraba bajo la casa-torre del antiguo alcaide y es un punto dominante y fuerte de las defensas de Medina. Las vistas desde aquí ( recuerda que estamos en lo alto de un cerro ) son impresionantes. La calle, al atravesar el arco hace ángulo con la siguiente calle, que nos lleva a la siguiente puerta. Esta puertame gusta mucho, la cubierta interior es de arco rebajado hecho con sillares, mientras que las paredes son de mampostería con canto rodado. Es una zona de juegos perfecta.

Hoy es propiedad de la familia Ozdozgoiti, descendientes de los alcaides de Medina.

IMG_20171004_115458.jpg

Otra de las puertas que se conservan es la del Condestable. Me parece una construcción preciosa, con su pequeño mirador de ventanas geminadas. El arco es apuntado, como el arco de la Puerta de la Cadena. Se levantó en la misma época que el Alcázar, aunque fue reformado en el siglo XV.

Me gustan estos lugares que conservan el sabor medieval, con sus calles estrechitas, generalmente dando a una calle principal, y formando codos en cualquier punto. Pueblos o ciudades que crecen según las necesidades de los habitantes, no por un plano cerrado. No creo que viviese en ellas, ya que tienden a ser muy oscuras, pero me parecen maravillosas y me parece poco el tiempo que paso en ellas porque tengo la sensación de que me dejo mil cosas por ver.

Y también se conserva, y en muy buen estado, el castillo. Nos costó seis euros dos personas. Pero merece la pena el precio. Se han tomado muy en serio el turismo como fuente activa de ingresos y proponen al visitante un recorrido interactivo no sólo por Medina de Pomar sino también por toda la comarca de las Merindades, encajado en el concepto global de España, haciendo un gran repaso por conceptos que a muchos nos suenan o que no entendemos, como el uso del molino y por qué es importante ( sí, esto era algo que no entendía ), el sistema feudal, en Europa en general y aquí en particular… Tal vez pueda mejorarse pero lo que he visto me ha parecido un grandísimo trabajo.

El alcázar de los Condestables de Castilla fue construído a finales del siglo XIV  junto a la muralla. Lo mandó edificar el ya mencionado Pedro Fernández de Velasco. En el siglo XIX, los Duques de Frías lo ceden en usufructo al Ayuntamiento de la ciudad, que acabaría siendo su dueño. Fue restaurado en los años 90 e inaugurado como Museo de las Merindades en noviembre del 2001.

IMG_20171004_120820.jpg

Se le conoce popularmente con el nombre de “Las dos Torres” por estar compuesto por dos torres cuadrangulares unidas por un cuerpo central. Tiene cuatro plantas. En origen se accedía por la parte trasera y la puerta de acceso que se usa hoy en día era la puerta del puente levadizo. Contaba con una barbacana que la rodeaba y la protegía aún más.

IMG_20171004_121812.jpg

En la planta inferior se encontraban las caballerizas y las bodegas. Aquí han habilitado la Sala de las Merindades, con una maqueta de la comarca que muestra su ubicación y topografía ( aquí vemos que Medina de Pomar se encuentra en el centro de la comarca, en lo alto de un cerro, y a su lado pasa el río Trueba ), el documento por el que Enrique II en 1370 otorga la villa a Velasco y diferentes panales informativos que explican la organización política y jurídica del territorio. Me gustó mucho porque es claro y sirve para casi cualquier momento y lugar del país. Y es fácil de entender, lo cual se agradece.

IMG_20171004_122955.jpg

En la primera planta se conserva en buen estado el husillo, es decir, la escalera de caracol original, el balcón y la chimenea, con restos de yeserías sobre las ventanas. Alberga el salón noble, con un precioso friso mudéjar con decoración geométrica y las armas de los Velasco con dibujos entrelazados caprichosamente que semejaban a celosías. Hoy se usa para salón de actos. Porque lo genial de este lugar es que sigue vivo, no sólo para las visitas turísticas. En ese piso encontramos también una recreación de la vida social de los siglos XVI-XVII.

IMG_20171004_123135.jpg

IMG_20171004_123346.jpgEn esta planta también se encuentra la Sala de arqueología: en ella se recogen restos arqueológicos encontrados en la comarca desde el paleolítico. Tiene objetos muy interesantes. Lo que te digo, necesito un día entero para verlo a gusto.

La segunda Planta es igual de buena que las anteriores. Es la Sala del Patrimonio e Historia. Aquí hacen un repaso por toda la historia de la comarca, encuadrándolo en el contexto general de España y explicando un poco de qué va cada etapa. Como la derrota de Blake en Espinosa de los Monteros durante la Guerra de la Independencia, la existencia de dólmenes en la comarca, las guerras cántabras… Muy completo y fácil de entender, con fotos y un mapa interactivo.

IMG_20171004_125818.jpg Y la Sala de Etnografía, donde nos muestran, a los que apenas sabemos nada de las labores del campo, lo que se hacía, con qué se hacía y para qué se hacía. Las fiestas, el calendario agrícola, aperos de labranza…

IMG_20171004_125551.jpg

Y, por último, llegamos a la terraza. Mi parte favorita porque estar en el lugar más alto es mi debilidad. Desde ella se pueden contemplar las mejores vistas de la ciudad y la geografía que la rodea: la Sierra del Tesla, los  Montes de la Peña y la Cordillera Cantábrica. Las fotos desde aquí salen bien sí o sí.

IMG_20171004_122856.jpgAunque pueda parecer bastante moderno en sus instalaciones no elimina el componente arquitectónico del castillo, que es lo verdaderamente interesante.  Creo que han sabido aunar lo antiguo con lo moderno, haciendo cómoda la visita pero permitiendo sentir su esencia original. He de decir que me dejó muy satisfecha la visita, realmente repetiría, porque al final se me hizo corto el tiempo que pasé allá dentro, siempre necesito más para absorver más conocimientos.

IMG_20171004_120530.jpg

La iglesia más importante de Medina, cercana a la Plazuela del Corral, es la de Santa Cruz que, al igual que el castillo, está en lo más alto de la ciudad y pegada a la muralla. Fue construída en los siglos XIII-XIV, partiendo de un edificio anterior, por lo que su estilo está entre el románico y el gótico, porque ya vemos la ojiva en sus arcos pero sus muros aún son gruesos y apenas tiene ventanas. Llegamos a ella a través de una escalinata y lo primero que vemos es un pórtico neoclásico. Pero qué iglesia no tiene modificaciones…

Una placa a la entrada recuerda el sínodo diocesano celebrado en esta iglesia en noviembre de 1500 por el obispo de Burgos, el único de la historia celebrado fuera de la capital burgalesa.

IMG_20171004_131953.jpg

Junto a esta iglesia está la Casa de las Salinas o de la Paz, del siglo XIII, la construcción civil más antigua de Medina, anterior incluso al alcázar. En una esquina muestra el escudo de los Salinas. Este edificio ha tenido numerosos usos: residencia señorial, centro social de la burguesía, colegio de señoritas, fábrica de lejías, consulta médica y refugio de liberales durante las guerras carlistas. La casa ha sufrido numerosas resturaciones, permaneciendo siempre en la misma familia.

Obviamente nos faltó mucho por ver, como el Monasterio de Santa Clara, pero lo que vimos lo disfrutamos al cien por cien. Y, aunque no pudimos entrar en ningún edificio, salvo el castillo, pudimos disfrutar de la colorida decoración de las calles con motivo de sus fiestas. ¿No es un balcón precioso?

img_20171004_115042.jpg

 

Pueblos con nada en común (aparentemente): Muy ilustre, antigua, coronada, leal y nobilísima.

IMG_20170923_202549.jpg

Cerquita de Valladolid capital viven 8858 tordesillanos a la vera del Duero. Tordesillas se encuentra además en el cruce de la carretera comarcal con la autovía que le convierte en uno de los núcleos de población mejor comunicados de España. Y de los más artísticos. Si no, mira las dos fotos que abren y cierran este post. Chulas, ¿no?

No se sabe a ciencia cierta cuál es su origen. Esto era territorio vacceo y algunos autores piensan que fue la ciudad de Sarabia y otros Acontia, que también la han situado en Peñalba de Duero y Tudela de Duero, porque con las ciudades vacceas no se sabe dónde ubicarlas a falta de textos escritos.

La etimología de su nombre ha sido muy discutida y se han dado hasta tres orígenes a la palabra. Pero sólo se acepta ésta. Tendría origen medieval, cuando aparece por primera vez como “Autero de Sellas”, en un documento del año 909 de una permuta (cambio) realizada por el rey Alfonso III con Sarraceno, Falcón y Dulquito en el que les entrega la villa de Alkamín ( no encontré nada sobre ellos ni sobre alkamín ), “de término de Autero de Sellas usque in ualle de Cannas” a cambio de San Justo y San Pastor en la vega del Cea. Desde ese año viene nombrada de tal forma, así como Oterdesiellas y Otordesillas.

Lo de autero viene porque el lugar está en una elevación del terreno que servía de vigilancia a los campos yermos de alrededor que constituían parte de la extremadura castellana, lo mismo que Toro, Simancas y Zamora. En el siglo IX, García, el hijo mayor de Alfonso III, ocupó este otero y desde allí dirigió y centralizó la repoblación con mozárabes y con gentes llegas desde Asturias y León. De esta manera puede decirse que el nacimiento de Tordesillas fue asturleonés.

En el siglo XII pertenecía al obispado de Palencia, cuyos obispos tenían palacios dentro de los muros de esta plaza fuerte. En el siglo XIV, estaba integrada en la Merindad del Infantazgo de Valladolid, una división administrativa de la Corona de Castilla.

Tordesillas puede presumir de haber sido señorío de varias reinas y amantes reales. La primera fue Leonor de Guzmán, amante del rey Alfonso XI. Después Pedro I entregó la villa a su madre la reina María de Portugal y en 1354 a su amante María de Padilla. Después de la muerte del rey Pedro, la villa pasó a la esposa de Enrique II, Juana Manuel, posteriormente a la reina Leonor de Aragón, la primera esposa de Juan I, y más tarde a su segunda mujer, la infanta portuguesa, Beatriz de Portugal, quien poseyó la villa hasta 1385, cuando su marido la reincorporó a la corona y donó Béjar a su esposa en compensación. Y, por último, luego de una larga lista, llegamos a Juana I de Castilla que fue recluida en uno de sus palacios en 1509, permaneciendo allí hasta su muerte en 1555.

Conserva todavía algunos vestigios de la muralla, de piedra, ladrillo y tapial, y mantenía el doble carácter fiscal y militar. Sólo se conserva en la parte occidental una torre llamada “Torre de Sila”, en la que se abre un portillo en arco apuntado que delata su origen medieval. También quedan lienzos en el este y en el oeste totalmente reconstruidos. La muralla contaba con cuatro puertas principales, que coinciden con los cuatro puntos cardinales. Al sur, la puerta del Puente, al este la Puerta de Valladolid, o puerta de la Villa, al norte la Puerta del Mercado, y al oeste la Puerta Nueva.

El Puente medieval, precioso, hecho en sillería con diez ojos de arco apuntado y tajamares triangulares en los pilares. No se sabe nada de cuando fue construida, tan sólo el apuntamiento de sus arcos nos indican su origen medieval. En el siglo X se sabe que había un puente pero lo que vemos hoy son restauraciones de los siglos XV, XVI y XVIII, dada la fuerza de la corriente.

IMG_20170923_201138.jpgLa Plaza Mayor, como la mayoría de las plazas mayores de Castilla, es de forma cuadrada y está enteramente rodeada de soportales. Las columnas son de estilo toscano, que soportan los dos pisos superiores con grandes balcones y ventanas, que se diseñaron a propósito para presenciar desde ellos las fiestas y los espectáculos. Y, de nuevo, lo que vemos son remodelaciones que se han ido haciendo a lo largo del tiempo, con una importante restauración en 1994. Y, por supuesto, en ella se encuentra el ayuntamiento.

La importancia que llegó a tener Tordesillas se ve en sus casas y palacios. Se encuentran situadas a lo largo de las cuatro calles que parten de la Plaza Mayor. Son edificios generalmente de dos plantas con el piso inferior de piedra de sillería y los superiores con ladrillo o tapial, rematados por un alero de madera y entradas con arcos de medio punto de grandes dovelas. Como el Palacio de los Alderete, con aspecto de fortaleza por sus almenas. O las Casas del Tratado, dos palacios unidos donde la tradición sitúa las negociaciones entre Castilla y Portugal, y que concluyeron con la firma del Tratado de Tordesillas el 7 de junio de 1494, por el que España y Portugal fijaron el reparto de los territorios que se iban colonizando en el Nuevo Mundo.

El Real Monasterio de Santa Clara se encuentra junto al río. Tiene una historia bastante larga. Lo primero que existió aquí fue un palacio árabe. Después, Alfonso XI de Castilla, en 1340, lo aprovechó como palacio cristiano y lo apodó ” Pelea de Benimerín” para conmemorar su triunfo en la Batalla del Salado sobre los benimerines africanos que habían llegado a Granada requeridos por Mohamed I, vasallo de Castilla. Su hijo Pedro I, lo arregló y se lo cedió en 1363 a sus hijas Beatriz e Isabel para que lo transformaran en un convento.

Es un edificio bastante sobrio. Destaca su fachada almohade, los baños árabes y el retablo de campaña, del siglo XV, instalado en la capilla de los Saldaña. Todas las estancias tienen gran interés arquitectónico y decorativo, incluyendo un curioso retablo portátil y el clavicordió que perteneció a la reina Juana I.

La iglesia de Santa María empieza a construirse en estilo gótico, pero a finales del XVI se continua en estilo clasicista . Por tanto, la cabecera y dos primeros cuerpos de la torre son de estilo gótico, y el resto de estilo escurialense, llegando sus modificaciones hasta el siglo XVIII. Es la iglesia más grande de la villa. Está construida en piedra de sillería y ladrillo. Tiene una sola nave dividida en cuatro tramos sobre arcos fajones. Cuenta con res portadas. La torre , de base cuadrada y tres cuerpos, constituye el punto vigía de Tordesillas debido a su gran altura.

IMG_20170923_201815.jpgLa iglesia de San Pedro me gustó un poco más. Es una iglesia gótica del siglo XVI con planta rectangular de tres naves. El edificio está hecho en sillería menos el segundo cuerpo de la torre que está realizado en ladrillo. Esta torre, que se encuentra a los pies de la iglesia, es curiosa porque se puede pasar bajo ella a través de un arco de medio punto que parece que lo hayan medio tapado con el edificio, pero por lo visto lo diseñaron así. Está rematada con chapiteles de pizarra, lo mismo que la linterna del crucero.

IMG_20170923_201652.jpg
Por supuesto, también tuvo un Palacio Real, que hoy no se conserva, donde estuvo la Reina Juana I de Castilla encerrada durante 46 años ( he leído la historia acerca de cómo fue su encierro y juro que me dio repelús. Y no hablemos ya de cómo vivía Catalina, su hija pequeña, que vivía con ella ). Fue mandado construir por Enrique III; estaba construido con mampostería y tapial, razón por la cual precisó de continuas reparaciones. Tras la muerte de la reina Juana, el edificio fue abandonado y, a pesar de realizar reparaciones para evitar su estado ruinoso, fue derribado en 1773.

IMG_20170923_200416.jpgY, por último, una foto que me encanta. Debió pertenecer a una antigua iglesia de la que sólo queda una pequeña parte del ábside, y que hoy es parte de otra edificación.

 

 

 

 

Y, así termina mi serie de Pueblos con nada en común (aparentemente). No todo tiene que tener un orden lógico o congruente, ¿no?

 

IMG_20170923_202101.jpg

Pueblos con nada en común (aparentemente): Pacheco, Padilla, Bravo y Maldonado.

IMG_20170923_193617-1.jpgA orillas del río Hornija se levanta Villalar de los Comuneros, cuyo título de villa no se sabe cuándo se le pudo otorgar. A sus habitantes se les llama villaladinos o villarinos. Está considerada como cuna del nacionalismo castellano.

El origen de su nombre tiene variantes. Durante la repoblación se la conoció por Villalakt por los árabes. Y ya en la Alta Edad Media se la conoce como Villa Lali, posesión de un tal Lalius o Lallius, nombre que ya aparece en un documento en 1107. El apelativo Lallius o Lalle es de origen mozárabe y ya aparece desde el siglo X como nombre en varios diplomas leoneses. Resultado: es probable que Villalar fuera la acción repobladora de un mozárabe de nombre Lalli o Lalo que quiso dar su nombre al nuevo lugar.

La población se forma entre los siglos X y XI, no hay una fecha más exacta porque no hay ni documentos ni restos arqueológicos fiables. Y desde sus inicios hasta principios del siglo XIII Villalar perteneció unas veces a León y otras a Castilla, por estar justo en la frontera.

El primer hecho destacable en su historia sucedió cuando todavía pertenecía a León. En 1230 Fernando III el Santo, viudo de Beatriz de Suabia, se detuvo en Villalar, tras pasar por otros lugares y los que le quedaban hasta llegar a León, viniendo desde Jaén llamado por su madre Berenguela, para que tomase posesión del reino leonés a la muerte de su padre Alfonso IX. Al ser ya rey de Castilla, con él se produjo la definitiva unión de ambos reinos. En Villalar fue recibido solemnemente por su concejo y representaciones importantes que le reconocieron como rey de León.

En 1270, Alfonso X hace que los villarinos dependan de Tordesillas, cuando hasta entonces Villalar era villa y señora, y ahora pasaba a dejar de ser villa y ser dominada por otra. En 1310 Fernando IV la convierte en Señorío en favor de la princesa griega Vataça Lascaris di Ventimiglia, princesa italiana de origen bizantino, perteneciente a una muy importante familia noble bizantina emparentada con la realeza, que vivió desde pequeña entre Aragón ( donde se refugió toda su familia tras ser expulsados de Bizancio, con Jaime I de Aragón, familiar suyo), Portugal ( a donde fue como parte del séquito nupcial de Isabel, hija de Jaime ) y Castilla (de nuevo como dama del séquito nupcial, esta vez de la hija de Isabel, Constanza, esposa de Fernando IV). Con ello Villalar recupera su título de Villa, dada la importancia que tenía. En 1314 Vataça se la devuelve al rey Alfonso IX a cambio de unos pueblos en Portugal. La Orden de Santiago, presente en Villalar mientras ésta fue dependiente de Tordesillas, ostentó la titularidad señorial del pueblo hasta el siglo XVI.

El segundo hecho destacable y el más relevante, ya que a él debe su apellido, fue la batalla de los Comuneros, que se libró en el paraje conocido como Puente de Fierros, a las afueras de la localidad, el 23 de abril de 1521 y que puso fin a la Guerra de las Comunidades de Castilla, que enfrentaba al rey Carlos I ( que se había autoerigido rey de España fuera de España y sin saber lo que era España y eliminando de la ecuación a su madre Juana I de Castilla, o sea, Juana la Loca, que seguía vivita y coleando. Muchos lo han llamado golpe de Estado ) con los Comuneros, nobles y campesinos sublevados por la excesiva presión fiscal impuesta por Carlos I y la pobre participación de Castilla en su política. Sus líderes Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado son ajusticiados el día siguiente en la plaza del pueblo y sus cabezas expuestas en el rollo o picota del mismo. María Pacheco, otra de los líderes de la rebelión, consiguió, un año después, huir a Portugal, donde pasó el resto de su vida. ( Mayor resumen que éste no pude hacer, y es que el tema ha dado para más de un libro. Mis disculpas por tooooooodo lo que falta). Mi conclusión es que no lucharon por la libertad, como muchos insisten en decir. Los comuneros no se sentían esclavos de nadie. Los comuneros querían mantener la política de unidad empezada con los Reyes Católicos, no se trataba de que Carlos fuera extranjero, a fin de cuentas era hijo de Juana I de Castilla, y, por tanto, era castellano, sino de que el chaval no tenía ni idea de situar España en un mapa, de castellano, ni de costumbres castellanas. Y ya puestos, ni idea tenía de diplomacia, porque hacerse nombrar rey de Castilla en Flandes… No le tengo por lerdo, tan sólo por ignorante.La rebelión se justificaba en los elevados impuestos para pagar guerras que no tenían nada que ver con Castilla y el verse relegados los nobles castellanos de todos los aspectos político-militares del reino. Nada de “símbolo de la lucha por la Libertad”. Al menos desde mi punto de vista.

Este acontecimiento histórico ha hecho que el municipio se sitúe como referente para el sentimiento castellano – leonés, con la celebración oficial del Día de la Comunidad, calificando al movimiento liderado por Padilla, Bravo y Maldonado, como revolucionario por su potencial radicalmente transformador del orden social y político del momento. Esto sí. Porque hasta entonces no se había visto ni pensado algo siquiera similar, pues alteraba todos los esquemas dados por hecho desde siglos atrás. Empezó a considerarse como cuna del nacionalismo castellano desde finales del siglo XIX, época en que se comienza a desarrollar un sentimiento nacionalista por toda Europa, que culmina aquí con la primera fiesta de los Comuneros celebrada el 23 de abril de 1889. Y en 1932 adopta oficialmente el sobrenombre “de los comuneros”. En 1976, se recupera la misma, aunque en aquella ocasión fue un 25 de abril, que se convierte en el “Día de la comunidad” tornándose en carácter oficial. Cuando se decide que la celebración del ” Día de la Comunidad” pasa a celebrarse con carácter rotatorio en las diversas capitales provinciales, la “Fiesta de los Comuneros” vuelve a tomar carácter reivindicativo.

Como si no existiese nada más que la historia trágica de la batalla para este pueblo. Sólo el hecho de buscar información anterior y distinta a ello ha sido una odisea.

Y, precisamente, de la época de los comuneros son los monumentos artísticos de Villalar, Es decir, del siglo XVI.

Empezamos con la Iglesia de San Juan Bautista. Está realizada en ladrillo y tapial y el último estilo con qué se realizó es neoclásico. Consta de tres naves iguales en altura. La central se cubre con una bóveda de arista mientras que las otras dos laterales por bóvedas de cañón lunetos transversales y en el crucero una cúpula, con cimborrio al exterior que se alza sobre pechinas.

IMG_20170923_192550-1.jpg

La otra iglesia del municipio es la de Santa María. Se encuentre en la plaza mayor. Se construyó en piedra y ladrillo. Tenía tres naves separadas por pilares en forma de cruz de los que apoyaban arcas de medio punto y rebajados. La planta era en forma de cruz que se cubría con bóveda de cañón y una cúpula rebajada sobre pechinas en el crucero, hasta que, ya por el abandono, se derrumbó. Esta iglesia fue reconstruída en 1990 para convertirla en Casa de Cultura. En su interior se guarda la pieza que coronaba el rollo o picota en donde fueron ajusticiados los líderes comuneros. La entrada principal a la casa de cultura es la antigua puerta del templo y consta de un arco de medio punto y columnas abalaustradas adosadas.

IMG_20170923_192721-1.jpg

En mitad de la plaza del pueblo se levanta el monolito en recuerdo a los jefes comuneros, también llamado obelisco. Hecho en piedra, fue construido en 1889 y restaurado en 1992. Tiene una inscripción, la cual reza: ” A la memoria de doña María Pacheco, Padilla, Bravo y Maldonado. L.P.F. Este obelisco se hizo por cuenta del ayuntamiento siendo alcalde don Fermín Vidal. Año de 1889.”

IMG_20170923_192217-1.jpg

Y en la misma plaza se puede observar la Torre del Reloj, una curiosa torre recientemente restaurada a la cual es posible subir para ver, desde su terraza, el pueblo y los campos que le rodean.

También nos podemos encontrar dos casas relevantes, una de piedra de los siglos XVI y XVII, que tiene tres escudos de armas, y otra de ladrillo del siglo XVII con curiosos ventanales conopiales y cúpula.

 

Pueblos con nada en común (aparentemente): El pueblo de los cinco nombres

IMG_20170923_183806.jpg

Se le reconoce enseguida por la torre circular del castillo coronando el cerro que le da nombre, desde donde se goza de unas preciosas vistas panorámicas no sólo del pueblo, sino de las tierras vallisoletanas.

 

 

 

IMG_20170923_182112-1.jpg

 

En este pueblo son 373 motanos. Se encuentra en una de las pequeñas elevaciones que se derivan de los Torozos, hacia la zona de la frontera con Zamora, junto al río Bajoz, alrededor de la mota que le da su nombre, Mota del Marqués. Nosotros lo hemos visto cientos de veces desde la autovía que une Madrid con Coruña, pero esta vez decidimos que esa torre ya se merecía una visita en condiciones, así que hemos decidido hacer un alto en el camino y conocerlo de cerca.

En su término se han hallado restos prehistóricos, prerromanos y romanos, así que ya sabemos que la historia de esta mota es muy larga. Y, sin contar con estas culturas anteriores, sólo hablando del pasado medieval, nos encontramos con variadas modificaciones con el nombre del pueblo. Su primer nombre conocido fue Santibáñez de la Mota, que proviene de la entonces iglesia del municipio, San Juan o San Ibáñez. Después se la llamó Valdelamota, supongo que por el valle que hay al bajar del cerro. En el siglo XIII el pueblo fue cedido a la Orden de los Caballeros Teutónicos de Prusia conociendo entonces al pueblo, coloquialmente, como Mota de los Alemanes. En el siglo XV se llamó La Mota de Toro ( como otro pueblo, Morales de Toro ) porque su dueño era alcalde de la fortaleza de Toro. Y ya, por fin, en el siglo XVI, recibió su actual nombre porque su dueño fue nombrado marqués. A ver quién da más. Y, por cierto, Mota significa cerro, o sea, que hace referencia al cerro del municipio, por si acaso no había quedado claro.

Conocemos su historia sobre todo a partir de 1222, cuando fue cedida a la encomienda de la Orden de los Caballeros Teutónicos de Prusia, una orden religiosa y militar, creada en el siglo XII en Palestina durante la tercera cruzada (que hoy es una organización cristiana de carácter caritativo ). Llegaron aquí como escoltas de la princesa Beatriz de Suabia (Suabia era un ducado del sur de Alemania), sobrina del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, y que llegó a España, concretamente a Carrión de los Condes en Palencia, para casarse con Fernando III el Santo. En Valdelamota construyeron un priorato como compejo hospitalario y militar con un santuario dedicado a la Virgen María, que fue conocido como la iglesia de los Alemanes y, posteriormente, de Nuestra Señora de los Castellanos, que se encuentra junto a la carretera, algo alejada del pueblo. Hoy  se usa como ermita y es de estilo gótico-mudéjar reformado en el XVI y con dos naves.

En el siglo XIV, Alfonso XI dona el pueblo a Juan Alonso de Benavides, cuyos sucesores la vendieron en el siglo XV a Rodrigo de Ulloa, contador mayor de los Reyes Católicos y alcalde de la fortaleza de Toro, que por él se cambió el nombre de Valdelamota por el de Mota de Toro. Y fue por un sucesor de éste, en el XVI, cuando recibió su nombre actual, ya que pasó a formar parte la villa de su primer marqués, Rodrigo de Ulloa, que además era hermano de Magdalena de Ulloa, tutora de Jeromín y señora de Villagarcía de Campos. Fueron estos Marqueses de Ulloa, los que en el Siglo XVI, construyeron un palacio precioso que se conserva en perfecto estado porque está habitado por monjas de la Compañía del Salvador, como lugar de retiro espiritual. Es renacentista, enorme y posee un bello claustro en forma de U, con unos jardines impresionantes.

El municipio recibió en 1480 de manos de los Reyes Católicos el permiso para tener mercado todos los jueves y así contribuir a su enriquecimiento. En el siglo XVIII el municipio fue agregado a la provincia de Valladolid, que hasta entonces pertenecía a Zamora (ya sabes, los continuos vaivenes de límites territoriales) y el marquesado recayó en la casa de Alba. A finales del XIX el Duque de Alba vende el municipio al primer Marqués de la Viesca de la Sierra, convirtiéndose en su nuevo propietario. Hoy, por supuesto, nadie es dueño del pueblo salvo sus motanos.

Como dato curioso, nada que ver con la nobleza. En 1821 nació aquí Pedro Calvo Asensio, diputado, farmacéutico, escritor y periodista, fundador del periódico liberal y progresista La Iberia.

IMG_20170923_184657.jpgEmpezaré hablándote, cómo no, del castillo. Su fecha de construcción puede situarse en torno al siglo X, época de las repoblaciones, aunque probablemente se levantase sobre asentamientos mucho más antiguos, de origen romano o vacceo, de los cuales ya he dicho que se han encontrado restos en esta zona. Así que se levantaría con un propósito eminentemente militar ya que desde lo alto del cerro se podía dominar todas las tierras en varios kilómetros en derredor. Debió de ser reconstruido en el siglo XIII, durante el reinado de Alfonso X el Sabio, por los miembros de la orden Teutónica, a quienes se debe, seguramente su peculiar torre del Homenaje de planta circular y cupulada, típica de los reinos germánicos ( algo de lo que muy pocos en España pueden presumir ). El acceso es libre y, aunque parezca imposible llegar a ella por esa empinadísima cuesta, merece el esfuerzo, en serio. Nosotros fuimos en un día soleado y pudimos ver la Sierra de Gredos. ¡ Una auténtica belleza ! Aunque hay que andarse con cuidado para no romperse la crisma y que no te caiga ninguna piedra encima.

IMG_20170923_182051.jpg

Fue atacado en la rebelión de los comuneros en 1520, quedando la torre gravemente dañada, lo que la hizo inhabitable, utilizándose parte de su fábrica para obras en la iglesia de San Salvador, y, más tarde, en 1810 durante la guerra de la independencia los franceses también se ensañaron con ella, dándole la estocada mortal. Ése fue el fin del castillo. Desde entonces, apenas se conservan la torre del homenaje y vestigios de la muralla que lo amparaba. Hoy pertenece a la familia Hormias, que residió en la localidad (y que dicen que ni se preocupan para nada de este monumento ni dejan que el ayuntamiento se haga cargo de él).

IMG_20170923_183708.jpg

Para evitar el derrumbe completo de la torre, ésta se rodeó de andamios y se hicieron algunas obras de urgencia. Pero sólo algunas. Nosotros vimos una torre en un estado lamentable, con los andamios descuidados y rotos, focos igualmente rotos y todo su entorno descuidado; vamos, que debieron de tener la idea pero no el dinero o las intenciones reales para trabajar.

 

 

IMG_20170923_182220.jpg

La construcción existente en origen estaba integrada en un sistema defensivo más amplio, del que aún puede verse algunos restos de la muralla. La torre de planta circular está compuesta por muros de carga de mas de tres metros de espesor y cubierta por una cúpula semiesférica.

En el muro, en la parte alta, se puede observar la existencia de un pasillo que comunicaba distintos niveles a través de los huecos.

 

IMG_20170923_180940.jpgA los pies del castillo, en la ladera se encuentra la Iglesia del Salvador. Estoy acostumbrada a que todo castillo o casa señorial tenga un templo cerquita, para la comodidad de los señores. Por eso el aspecto de esta iglesia me descolocó. Fue construida en el siglo XVI y reformada en los siglos XVII y XVIII. La Wikipedia y otras páginas dicen que fue el primer templo de la localidad. Pero en 1520 ya no vivía nadie en el castillo, ya dije que la Guerra de las Comunidades la dejó inhabitable, así que no podía ser. Investigando un poquito resulta que hubo aquí anteriormente una pequeña ermita llamada San Juan, que daba nombre al pueblo: Mota de Santibáñez ( Hago aquí un inciso para aclararte este pequeño lío con Juan e Ibáñez. Santibáñez – Templo de San Ibáñez- Templo de San Juan. Todo empieza en la época de los judíos, del hebreo Yohannan, en griego Ioannis, en latín Ioan, en castellano Juan o Iván. Hasta aquí bien. Seguimos. El patronímico de Juan es Yáñez o Ibáñez (“hijo de Juan o Iván”) porque el sufijo -ez significa hijo de. O sea, Templo del Hijo de Juan/Iván) (Segundo inciso. ¿Por hijo de San Juan hablamos de cada habitante del pueblo? …) y que existió desde la fecha de construcción del castillo ( ésto me cuadra más ). Cuando llegaron los alemanes y construyeron su priorato esta ermita se abandona, no recibe más culto, y se baja el culto hacia la nueva ermita de Nuestra Señora de Castellanos, en la parte más baja del pueblo. A mediados del siglo XVI ya estaba medio derruida, lo que me hace pensar que sufrió las mismas graves consecuencias que el castillo, a lo que hay sumar el abandono en el que estaba sumida.

IMG_20170923_185432.jpg

La construcción de esta iglesia tiene su propia leyenda. Se dice que fue justo en este lugar donde Jeromín, cuyo “tío” era el señor del lugar, vio el fantasma de su padre ( Carlos I) justo en el momento en que el rey moría. De hecho se dice que la iglesia se levanta debido a la visión de Jeromín. De ella sólo permanece en pie la torre con la espadaña del siglo XVII, estando lo demás en ruinas. Se ve una gran calidad arquitectónica.

El hecho de que algunas de sus piedras se encuentren en la iglesia de San Martín y una de sus verjas en otra iglesia de Nueva York nos hablan de un patrimonio perdido, disperso, y que otros, y no nosotros, saben valorar. Somos unos ignorantes, y mal que me pese, nos merecemos el haberlo perdido. Porque mucho sabemos de lamentarnos pero no de trabajar para evitarlo.

 

IMG_20170923_183120.jpgY, al fondo, se ve la Iglesia de San Martín. Construida por Rodrigo Gil de Hontañón durante el siglo XVI, por orden de los Ulloa. Gótico, con influencias renacentistas. Con una estupenda portada plateresca, con un arco de medio punto entre dos pilastras decoradas con grutescos, pilastras que soportan un entablamento cuyo friso se decora con una serie de rosetas. Consta de tres naves y torre posterior de cinco cuerpos de piedra, correspondiendo los tres primeros al siglo XVII y los dos últimos al siglo XVIII. La iglesia estuvo cerrada al culto de 1989 a 2012 porque estaba en muy malas condiciones y amenazaba la seguridad de los motanos. Tras una concienzuda restauración en 2012 volvió a celebrarse misa en ella.

Aquí tengo que nombrar a AREPA XXI, la Asociación para la Recuperación del Patrrimonio de Mota del Marqués, cuyo objetivo es “la rehabilitación, conservación, dinamización y promoción del patrimonio cultural, histórico, social, medioambiental y arquitectónico de Mota del Marqués.” Algunos datos del pueblo los he sacado de esta web. Estas Asociaciones me parecen fundamentales para no perder nuestras señas de identidad, lo que nos hacen ser lo que somos hoy.  Y he descubierto ya unas cuantas como ésta en varios pueblos. ¡Olé por ellos!

El castillo villizo

IMG_20170923_162530.jpg

Seguimos en Tierra de Campos, en la ladera de los Torozos. Villavellid lo habitan 63 villidos o villizos. El pueblo en sí es muy pequeñito, te lo recorres en dos zancadas. Y conocer sus tres monumentos es bien fácil porque forman un triángulo equilátero entre ellos. El pueblo, como la mayoría de ellos, está formado por casas de adobe y piedra, muchas en ruinas, lo que hace que casi parezca abandonado. No vimos a ningún villido pero apuesto lo que quieras a que casi todos, por no decir todos, superan con creces los sesenta años. Lo cual indica que o cambian mucho las tornas, o este pueblo va a desaparecer en una o dos generaciones.

IMG_20170923_160609.jpg

Lo primero que conocí de este pueblo fue su castillo ( algo que mi chico ya había buscado en casa ). Para acceder a él tuvimos que rodear mucho terreno vallado, y es que no hay reja que se nos resista ni piedra que no podamos vadear, ni chorro de agua que nos asuste ( del campo de cultivo que hay al principio del camino de acceso ). Es una fortaleza del siglo XV situada en lo que fue la línea fronteriza entre los reinos de León y Castilla. Construido por Diego de Almanza, regidor de Toro, que lo entregó a su hija Francisca como dote en 1465 al casarse con Pedro Pimentel, hijo del conde de Benavente. A la muerte de ésta, sin descendencia, el castillo pasó a su hermana Constanza, casada con Juan Enríquez de Guzmán y cuyo hijo Francisco fue el primer marqués de Alcañices, que instituirá un mayorazgo con todas sus propiedades, incluyendo esta fortaleza. Nombres y apellidos ilustres que no falten, por favor …

Sigue el modelo de la escuela de Valladolid, con una planta cuadrada, con anchos muros de sillería que ocultan un armazón de mampostería. Tiene tres cubos cilíndricos en tres de sus ángulos y en el cuarto una achaparrada torre del homenaje, cuadrada de dos pisos hoy hundidos. Hoy se encuentra como ruina consolidada.

IMG_20170923_160020.jpg

Alrededor suyo todo son piedras desmoronadas, matorrales, verjas, muros de cemento, propiedades privadas, que hacen muy difícil el acercarse al edificio, que parece que lo haces de estrangis y que vas a cometer un delito. Debió de ser bastante grande por todas las piedras sueltas que se encuentran en el lugar. De nuevo vemos, como en otros castillos, que han plantado cipreses en el borde mismo de los muros, entiendo que así parece más amable la visita pero, a la larga, estropea la cimentación pues las raíces crecen y atraviesan las piedras. El caso es que lo pillamos cerrado ( deberíamos organizarnos mejor ) y, aunque el patio no es más que vegetación la torre del homenaje sí que puede ser interesante. Y creo que es gratuita la visita.

IMG_20170923_160825.jpg

La verdad es que la comarca parece un lugar desolado, con una vegetación seca y amarillenta en verano, y cualquier edificio parece estar abandonado en medio de ninguna parte. Ese es el encanto de Tierra de Campos. La supuesta soledad en la que todo parece vivir.

La iglesia principal del pueblo es la de Santa María, a la entrada del pueblo. Construida en el XVI en tapial, sillería y ladrillo, con reforma importante en el XVIII, y otra con materiales más nuevos que contrastan malamente con los antiguos, algo que le pasa a la mayoría de las iglesias de estos pueblos. Su única nave se cubre con bóveda de cañón con lunetos, crucero con cúpula sobre pechinas en el centro, bóveda de arista en los brazos y la capilla mayor tiene bóveda de gallones en el ábside. En ella destaca la escultura de La Virgen y el Niño con Santa Ana, barroca, una de las obras más singulares de la escultura barroca castellana, de un discípulo de Juan de Juni. No pudimos verla porque, nuevamente, pillamos cerrado el edificio ( imagino que sólo abren para misa ) y, aunque no soy muy fan de la escultura barroca ( de hecho no suele gustarme nada ), me hubiese gustado verla, sólo por la curiosidad de ver algo tan importante en un lugar tan triste.

IMG_20170923_163146.jpg

Y el último monumento es la Iglesia de San Miguel. Situada a las afueras del casco antiguo y en ruinas, como el castillo. Siglo XVI.

IMG_20170923_163004.jpg

Portada plateresca con arcos de medio punto sostenidos por pilastras cajeadas y flanqueada por columnas abalaustradas que sostienen un entablamento. En las enjutas se pueden ver dos medallones con rostros humanos, un hombre y una mujer con ropajes nobles.

IMG_20170923_162914.jpg

 

Consta de dos naves, ábside rectangular y contrafuertes. Torre de dos cuerpos, decorada con bolas, se cubría con cúpula de ladrillo sobre pechinas. Igualmente se encuentra en ruina, lo cual me da mucha pena porque es mucho más bonita que la de Santa María. Y que esté tan lejos de la anterior me hace pensar si el pueblo no sería más grande en el pasado, porque para tener dos iglesias… Hoy la aprovechan los pájaros para dormir y pasar el día. De hecho, mientras estuvimos allí, dos bandadas enormes de ellos salieron volando en direcciones contrarias de la torre en un baile perfecto que me deja con la boca abierta. Cuando muera me gustaría reencarnarme en pájaro de campo.

img_20170923_163315.jpg